català     español

Can Mateu de la Creu



Es una preciosa Masía catalana, situada en el término municipal de Monells, Cruïlles y Sant Sadurní de l’Heura, en el corazón del Empordà, en el linde del Espacio Protegido de Les Gavarres, y a tan solo a 20 km de las playas de la Costa Brava central.

En la zona donde se encuentra la Masía, conocida como l’Empordanet, encontramos la mayor parte de pueblos medievales de la comarca, como Monells, Cruïlles, Vulpellac, Ullastret, Palau-Sator, Peratallada, Pals, Foixà, La Pera, Púbol, Madremanya, que hacen de esta tierra un inmenso museo al aire libre, en una naturaleza exuberante de verdes prados y frondosos bosques.

La gastronomía, una gran cantidad de excelentes restaurantes, el enoturismo, preciosas bodegas con viñedos centenarios que producen vinos de altísima calidad, el golf, la hípica, el senderismo, rutas específicas para recorrer en bicicleta, la caza, y decenas y decenas de visitas culturales que realizar, hacen de esta tierra un paraíso para las vacaciones.

A tan sólo 20 km. las suaves colinas llegan al Mediterráneo y se encuentran con la Costa Brava, con sus magníficas playas y acantilados, sus preciosos pueblos de pescadores y también con las poblaciones comerciales y sus puertos deportivos. A no más de 15 minutos en coche, L’Escala, L’Estartit, Begur, Tamariu, Llafranc, Calella de Palafrugell, Palamós, Platja d’Aro, S’Agaró.

La propiedad donde se ubica la Masía tiene una extensión de dos hectáreas, completamente ajardinada y vallada. Sus jardines son un oasis de paz, con piscina, amplios porches y mil rincones distintos donde parece que el tiempo se detenga.

En este amplio espacio hallamos la casa principal, un edificio de piedra que data de 1722 y que tiene una superficie de 300 m2. La casa dispone de cinco habitaciones, una de ellas en el porche. Adosado al porche, también se encuentra un edificio de servicios, de la misma época que la casa, con garaje, bodega y almacenes.

La propiedad dispone también de una casita independiente con dos habitaciones dobles, salón y cocina, así como también un jardín privado.

En la piscina hay un pabellón con baño, cocina offcie y zona de descanso.

Pasar unos días de vacaciones en Can Mateu de la Creu es un auténtico privilegio. Nosotros queremos que Can Mateu de la Creu sea un lugar donde nuestros huéspedes puedan disfrutar de la paz y de la tranquilidad, del contacto con la naturaleza y de la gran oferta cultural, gastronómica y de ocio en general, que tenemos en esta nuestra tierra ampurdanesa.

¡Sed bienvenidos!